Imprimir esta Página

Ensidesa

La Empresa Nacional Siderúrgica Sociedad Anónima (ENSIDESA), fue creada por el Estado español ante la escasez de acero y diversos productos siderúrgicos que sufría el país. Aprobada su construcción en la margen derecha de la Ría de Avilés por el Instituto Nacional de Industria el 28 de julio de 1950, se iniciaron las primeras labores para ponerla en marcha en ese mismo año. La factoría entró en servicio en 1956.

Su instalación en Avilés provocó, en la hasta entonces conocida como la “Atenas de Asturias”, una tranquila, culta y burguesa villa de 21.340 habitantes, un aumento de población que duplicó sus habitantes en menos de una década. Una villa históricamente comercial, de pequeñas industrias y marinera principalmente, se convertía prácticamente de la noche a la mañana en una población industrial. En el que en su pico más alto llegó a tener a un 65% de la población activa dedicada a la industria. Hoy en día ese porcentaje no llega al 20%, mientras que el del sector servicios se sitúa en el 71,36%.

Construccion_Ensidesa

Paralelamente a la instalación de la siderurgia en Avilés, y para absorber el flujo de población nueva, el Estado creó una serie de poblados para albergar a los trabajadores y sus familias. Uno de ellos, construido junto al viejo barrio avilesino de Llaranes, fue el “Poblado de Llaranes”.
Y es precisamente en este lugar avilesino, donde el 5 de septiembre de 1956 se crea el Club Deportivo Industrial Llaranes (que poco tiempo después suprimiría el “Industrial” de su nombre). Su primera equipación sería camiseta verdiblanca a franjas verticales y pantalón negro. Y desde un inicio contó con el apoyo de ENSIDESA dotándoles de ayuda material y económica y la colaboración del Real Avilés, que cedió en repetidas ocasiones el Román Suárez Puerta para su uso, al igual que al Grupo de Empresa Ensidesa, que participaba en aquella época en los Campeonatos de Empresas y en el de Educación y Descanso.

Llaranes 1956-2

Su primer campo se lo cedió la empresa siderúrgica, en los terrenos en los que en 1958 construiría el Campo de Santa Bárbara. Instalación que Ensidesa iría acondicionando con los años hasta convertirlo en un estadio con capacidad para unos 7.000 espectadores y al que dotarían de luz artificial en 1972, todo un lujo para un equipo de Tercera División en aquellos años. Y que el 18 de agosto de 1981 sería renombrado como: “Juan Muro de Zaro”. Décadas después el Ayuntamiento recuperaría la denominación de “Santa Bárbara” para la instalación.

A su vez las intenciones del nuevo club, según declaraba la directiva en 1960 era el de servir al Real Avilés: “… Sí, hemos dicho cooperar en la mejor forma posible al brillo de nuestro primer club, para lo cual el Club Deportivo Llaranes no restará su aportación desde todos los ángulos y, principalmente, como vivero o cantera de jugadores”. Pero la rápida progresión del Club Deportivo Llaranes, hacía que en 1961, solamente cinco años después de su fundación ya militara en la misma categoría que el primer equipo de la ciudad. Y el protegido y simpático nuevo club, favorecido por los blanquiazules hasta entonces, pasaba a convertirse en un rival deportivo. Y la declaración de intenciones anterior, quedaba en agua de borrajas.

Camiseta_roja_calcetines_blancos

En esa época el club ya había cambiado su uniforme a camiseta roja, pantalón negro y medias blancas (entre otros modelos de estas). Y la temporada siguiente, ya conseguía, el hasta entonces su mayor hito, disputar la promoción de ascenso a Segunda División Y para ello ejercía de local en el Román Suárez Puerta, que volvía a ser cedido gentilmente por el Real Avilés. En dicha promoción caía derrotado por la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano en la primera eliminatoria.

Un Club Deportivo Llaranes que cada vez tenía un mayor control por parte de la empresa pública. Lo que propició que el 22 de junio de 1965, bajo la presidencia del economista navarro Don Juan Muro de Zaro y Durán, el club cambiase su denominación por la de Club Deportivo Ensidesa a la media hora de ser elegido presidente.

JuanMuroZaro-presidente

Con el fuerte apoyo de la empresa y una clara visión de cantera, la presidencia de Juan Muro de Zaro, marcó un antes y un después en la entidad.

El club empezaba a moldear una estructura organizativa, que no se ceñía solo al primer equipo. Una de las primeras medidas en este sentido, sería renombrar al filial Club Deportivo La Luz (filialidad desde un año antes) como Club Deportivo Siderúrgico Ensidesa (que vestía camiseta blanca y pantalón azul) y crear el Club Deportivo Bosco Ensidesa (vestía completamente de azul) regido por los Padres Salesianos, ambos militaban en la Segunda Regional. El Bosco llegó a subir a 1ª Categoría Regional Preferente y tuvo varias denominaciones: Atlético Ensidesa, Ensidesa Atlético o Atlético Corvera Ensidesa.

Siderurgico+Bosco

Una labor de cantera que le llevaría a crear en las instalaciones de La Toba la primera Escuela de fútbol de España, donde despuntaron grandes nombres del fútbol español, casos de Quini, Castro o Megido. Esto llamaría la atención de uno de los grandes del fútbol asturiano, el Real Sporting (de aquella Real Gijón). El club rojiblanco suscribiría un acuerdo de colaboración, por el cual cedería jugadores al Club Deportivo Ensidesa a cambio de tener preferencia en los jóvenes valores salidos de la Escuela de La Toba. Futbolistas como Churruca, José Manuel, Cundi, Morán, Redondo o Barrero vestirían la camiseta del Ensi antes de despuntar en el fútbol español.

Quini-Castro-Megido-2

También firmaba convenios de colaboración con el Club Atlético de Madrid y el Valencia C. F. (por el que era traspasado Rafael Barrero al club che) similares al que tenía con el Real Gijón.

A través de los filiales ya nombrados y de otros a los que añadiría a su órbita con los años, como son los casos del Club Deportivo Águila Negra de Colloto o los Ensidesa Veriña , Mieres y La Felguera (o Langreo). El club llegó a controlar a más de mil futbolistas.

Hacia el año 1970 empezaban ya a sonar voces reclamado la unión con el Real Avilés, para conformar un club con mayores pretensiones. En estos años, el primer equipo representativo del Grupo Especial de Fútbol Ensidesa cambia su habitual camiseta roja por la granate. Y no habría unión, de momento, pero si se juntarían jugadores de ambos equipos por una causa benéfica, la “Operación Juguete”, que se disputó el Día de Reyes de 1970 para enfrentarse al Real Gijón.

Operacion_Juguete-1970-2

En la temporada 1969/70 el Ensidesa debutaba en la Copa de Su Excelencia El Generalísimo, eliminando en primera ronda al Palencia C. F. y cayendo en la segunda ante la Real Sociedad Gimnástica. La temporada siguiente su verdugo en primera eliminatoria, sería el Real Madrid Aficionados, el tercer club del cuadro merengue. En su tercera participación lograba eliminar al Palencia C. F. y al Fabril Deportivo, para ser eliminado en tercera ronda por el Pontevedra C. F.

La equipación cambiaba nuevamente, se mantenía el pantalón negro, pero a la camiseta se le añadían detalles blancos en el cuello y las mangas y las medias eran blancas. En la temporada 1972/73 disputaba una nueva promoción de ascenso, en la que nada podía hacer ante un Club Deportivo Tenerife que le endosaba un set en el partido de ida. En Copa no tendría mejor suerte ya que era eliminado en primera ronda por el Unión Popular de Langreo. A la siguiente campaña, llegaría más lejos en la competición del K.O. Tras quedar exento de jugar la primera ronda, apeaba al Caudal Deportivo en la segunda y sería eliminado en tercera por el Burgos C. F. Y en la temporada 1974/75, a punto estaría de dar la campanada y eliminar en tercera ronda al Sevilla Fútbol Club.

Camiseta granate blanca-2

El crecimiento paulatino del club de la empresa pública le llevaría a conseguir el mayor hito deportivo con el ascenso alcanzado en la temporada 1974/75. Tras quedar subcampeón del Grupo I de 3ª División. Le correspondía disputar la promoción de ascenso a Segunda División. Y tras vencer al Baracaldo C. F. en los dos partidos de la eliminatoria, era con todo merecimiento nuevo equipo de la División de Plata del fútbol español.

1975-76-Presentacion-3

Su paso por la difícil Segunda División, duró una temporada. Sin embargo llegó a la última jornada con posibilidades de mantenerse. Pero lo tuvo que hacer en el Estadio de Mendizorroza vitoriano, donde un empate le hubiera bastado para permanecer, al menos, una temporada más en la categoría. Su rival el Deportivo Alavés, se jugaba también la permanencia en el envite. Y desgraciadamente para los siderúrgicos, a tan solo seis minutos para la conclusión, era nada menos que Jorge Valdano quien anotaba el 1-0 definitivo, que condenaba a los avilesinos. A la desgracia del descenso se unía el déficit económico que empezaría a acumular el club.

[youtube id=»PjsPhr-KEok» align=»center» autoplay=»no»]

En la competición de Copa era eliminado en segunda eliminatoria por el Club Getafe Deportivo, tras superar en la primera al Levante Unión Deportiva. Al año siguiente, en la ya denominada “Copa de Su Majestad El Rey”, caía en primera ronda ante el Granada C. F. Ronda que ya no volvería a superar jamás. Sería eliminado sucesivamente por el Real Club Deportivo de La Coruña, Real Racing Club de Santander y Real Oviedo, quienes fueron sus últimos rivales en la competición copera. La última participación data de 1979.

El Club Deportivo Ensidesa estrenaba la Segunda División B en 1977 (categoría que mantendría hasta 1981) y lo hacía en una época en la que la empresa empezaba a rebajar paulatinamente las ayudas destinadas al equipo de fútbol. El tirar de la cantera y el traspaso de jugadores, tendría que ser la política a seguir para la entidad.

En 1981, las fuerzas vivas de la ciudad buscan la unión del fútbol avilesino (una vez más) y viendo el estado de los dos principales clubes de la ciudad y dada la situación económica poco halagüeña de ambos y sobre todo ante el más que probable desmantelamiento del Grupo de Empresa Ensidesa, como pocos años después sucedería. Se inician las reuniones entre ambas directivas en busca de llegar a un acuerdo que dejara satisfechos a las dos entidades y a sus respectivas masas sociales. Y el 8 de junio de 1982 se realizan las votaciones de los socios, que en el caso siderúrgico resultarían positivos, no así en el de los blanquiazules.

Tras nuevas reuniones para limar los consabidos reparos de la afición realavilesina, se llegaría a una nueva votación el 10 de mayo de 1983. Y esta vez sí sería refrendada por ambas asambleas. Y con ello, el anhelo de varios años se hacía realidad: el fútbol avilesino se unía.

Enlace permanente a este artículo: http://realaviles.es/ensidesa/